Medellín

Actualidad, Caricatura, cartoon, Humor, Humor Gráfico, Opinión, Suicidas en serie

Anuncios

El hinduismo en la Universidad de Antioquia

Caricatura, Colombia, Disque existencialismo, Educación, Literatura, Medio ambiente, Opinión, Política

Dicen que hace mucho tiempo, en las facultades, cuando se zanjaban profundos debates epistemológicos entre estudiantes y docentes, era tarea del decano -el profesor que más años llevara en su cargo- unirse a la discusión para ofrecer su opinión. Aunque ésta no ponía siempre el punto final, por lo menos atizaba el asunto, promoviendo la conversación, estimulando el mercado del café y formando escuelas de pensamiento.

Hoy, después de echar un vistazo a quienes ocupan las sillas de decanaturas, jefaturas de departamento y coordinación de pregrados ¿con qué nos encontramos? Con la más exótica prueba de que Colombia no es un país solamente poblado por  abominables cristianos: en el Alma Máter, siempre ejemplo de la diversidad humana, existe un consolidado movimiento hinduista que se ha apoderado desde hace años de los puestos con mayor relevancia en la toma de decisiones internas de la Universidad. Revisemos este fenómeno con atención.

El hinduismo en la Universidad de Antioquia comenzó con la proliferación de ‘vacas sagradas’ en los más altos cargos de las facultades, escuelas e institutos. Después la plaga se tomó la administración central y desde entonces no ha existido forma de controlarla, llegando inclusive a cultivar seguidores, a los cuales -como lo hace toda religión- se les promete el paraíso.

Si el lector no está familiarizado con asuntos como la taxonomía, necesario es contextualizarle agregando una corta descripción que el profesor del Departamento de Zoología, Doctor L.H. Camargo, hace a propósito de sus colegas:

Como sabrás, Tomáz, las vacas sagradas, las vacas comunes y los toros pertenecen a la familia de los bóvidos. No lo digo con ironía, mira que está escrito con uvé, de bovino, no de bobo. Dentro de esta maravillosa familia, Linneo estableció el género Bos, y dentro de éste hay varias especies, como la Bos primigenius taurus y la Bos sacrus. La primera es la que ves en prados, que nos proporciona alimento a los carnívoros y lástima a los vegetarianos. Y leche. La segunda, que es a la que tú te refieres, es la Bos sacrus, o Vaca sagrada. Esa la encuentras generalmente en recintos cerrados, por eso se le llama también vaca sentada, vaca burócrata, vaca de oficina… eso depende de la región. En Antioquia se les suele llamar Vaca Doctora (si es hembra) o Doctoro (si es macho).

Con las sólidas bases dictadas por el Doctor Camargo (especial saludo y agradecimiento para él), me di a la tarea de investigar sobre los rumiantes de ideas, encontrando fascinantes similitudes y diferencias entre sus ejemplares. Entre las semejanzas encontramos que poseen cuatro estómagos: uno para el vino, otro para el güisqui, otro para cuajar ideas retrógradas y uno último para darle contextura a la defecación. Es de anotar que los bovinos sagrados no se reproducen sexualmente, sino por un complejo método asexual llamado “la rosca”. Para explicar en qué consiste ese proceso tendríamos que dedicar un espacio más amplio y exhaustivo, por eso aquí nos limitaremos a los caracteres etológicos y taxonómicos de la especie en cuestión.

Revisemos, pues, las diferencias sutiles que posibilitan la identificación de las principales razas de los Bos sacrus:

Vaca sagrada raza Docente: Defeca entre una y ocho veces por semana, en forma de diarrea verbal, conocida como “clase”. Los ejemplares más favorecidos por la evolución saben encapsular sus heces en diapositivas de Pauerpoin. La vaca sagrada docente puede hibernar en su escritorio por amplios periodos de tiempo, limitando su alimentación a Coca-Cola y empanadas. Como no produce leche, compensa esta dificultad recolectando ideas de estudiantes, de las cuales se alimenta la Vaca sagrada investigadora. Así, establece una relación de simbiosis con ésta, que le permite mantenerse en su posición.

Vaca sagrada raza Investigadora: Defeca una o dos veces al mes, en forma de artículo académico para una revista indexada. Como se enunció antes, se alimenta de las ideas frescas de estudiantes y por eso en muchas ocasiones es difícil diferenciar una Vaca sagrada Docente de una Investigadora, dado que la una se disfraza de la otra y viceversa. Su naturaleza de animal de carroña intelectual es producto de un evolucionado sistema digestivo que despoja toda idea de su potencial de cambio, pasando un largo período en el intestino para volverse económicamente productiva. En algunas regiones se le llama Vaca sedentaria, pues hiberna sentada frente a un computador, buscando alimento en bases de datos especializadas. La leche que produce es amarga y racional.

Vaca sagrada raza Administrativa: Defecan elogios a individuos de jerarquía superior, casi a diario, y en ocasiones varias veces al día. Cuando se encuentran con éstos, es común que formen pequeños rebaños en forma de círculo, en los cuales el de mayor categoría dice cualquier cosa mientras los demás elogian, asienten y sonríen. Se alimentan de ínfulas de superioridad y son muy territoriales con sus oficinas, en las cuales permanecen atrincherados pensando elogios para sus superiores. Se debe evitar, a partir de lo anterior, deducir que se trata de Vacas trabajadoras. La Vaca sagrada Administrativa no hace nada y en lugar de Muuuu, dice “Yo pienso estrategias y lineamientos”.

Potrillo beato: Solamente haremos una breve mención de los Potrillos beatos, demasiado jóvenes para ser Vacas sagradas, pero con la ilusión de serlo. Persiguen por esto a las Bos sacrus adultas, imitando sus conductas y olfateando sus heces, para que, por medio de “la rosca” puedan acceder a una cátedra (especie de placenta externa en la cual el Potrillo beato se desarrolla hasta tomar la contextura de Vaca sagrada). Los Potrillos beatos son, pues, los llamados a prolongar la especie y, en el futuro, crear “las roscas” necesarias que dan paso a una nueva generación de santos rumiantes.

No es posible cerrar esta sección de divulgación pseudocientífica sin anotar una reflexión trascendental que dé contextura y unidad a todo lo dicho anteriormente. Este artículo pretende convertirse en la piedra base de un completo y riguroso campo de estudio, y de ahí la pregunta: ¿qué otras razas de Vacas sagradas conoce usted, taxónomo lector?

Por culpa de Blues – El blues de la mazamorra

Colombia, Disque existencialismo, Internet

Por culpa de Blues - El blues de la manzana

Hace ya mucho tiempo que, caminando por el centro de Medellín, adquirí en una sábana que administraba un jipi un cidí plagado con rocanrol latinoamericano. El disco ya hace parte de la historia, pues los hongos lo disfrutaron tanto como yo. Sin embargo, al delicioso y psicodélico reino fungi sobrevivió esta magnífica agrupación llamada “Por culpa de Blues”, que suelo recomendar sin pensarlo dos veces.

Ya en un viejo blog había puesto el link para descargar “El blues de la mazamorra”, unico trabajo discográfico que conozco de ellos, aunque en YouTube el baterista, Armando, hace públicos periódicamente algunos videos con canciones nuevas del grupo. Es el mismo Armando quien, en aquél tiempo, me contó un poco acerca de Por culpa de Blues. Transcribo entonces sus palabras:

Musical y personalmente hablando somos unos bichos muy raros; hemos tocado en ciudades y eventos de toda índole, desde matrimonios, bautizos y hamburgueserías hasta teatros, bares y kutxitriles de poca monta dejando una estela sonoro-etílika tras nuestro, pero komo las  historias de Por Culpa,  las tienen pokos grupos, kreo yo…he estado pensando en escribir algo asi komo unos relatos de viaje pero al fin y al cabo fuimos (o somos?) un grupo underground mas en Medellín, mejor si seguimos asi un poko desapercibidos…. hace unos  diez años akella era otra ciudad, desbocada en sus laberintos y nosotros la cabalgábamos  de calle en calle , de bar en bar, con la excusa de Blues (nótese la ausencia de la “L” al final de “de”  y la “B” mayúscula); pensamos ke Blues es ese alguien ke komo nosotros divaga en este inframundo llamado tierra habitado por singularidades parlantes…
De otro lado, llegan noticias absurdas del medio oriente en donde los otrora oprimidos son ahora los opresores, volvemos después de comerciales….
y bueno a ver si nos vemos algún día: Lo úniko ke puedo komentarte fué ke el año pasado por agosto ke estuve en Kolombia, nos reunimos algunos de los integrantes (de ese trío-cuarteto-a-ratos) e hicimos mundanal ruido en algún teatro prohibido de Itagüí…luego te envio unas fotos, vamos, si te entra curiosidad—-al respecto tengo ke agregar, k eeste grupo, pese a todas la inclemencias humano-climáticas seguirá sin desfallecer en el intento de comprender el blues y sus derivados lácteos; eso si, nadie podrá decir ke este grupo no ha hecho un concierto como mínimo cada año desde ke nos encontramos en este trasegar….veremos ke pasa este año, igual nos reunimos y liamos una de akellas fiestras histriónokas nuevamente.

A continuación un video que se nota tiene sus años, donde Nestor, Rubén y Armando interpretan la canción “Vuelta al grito” en un programa del Canal Teleantioquia. Es tan antiguo ya el video, que resulta difícil recordar que algún día Teleantioquia presentó una cosa diferente a programas de recetas y trucos hogareños para las señoras.

Para descargar el álbum, hagan clic en la imagen que aparece al comienzo de este post. Vale aclarar que esa imagen es solamente un homenaje recursivo que he realizado yo a modo de carátula, debido a que desconozco el diseño -e inclusive el disco- original de El blues de la mazamorra. Que el señor Vargas Lleras demande a otro.
Actualización (29-07-2012):

Como lo evidencia Armando en uno de los comentarios en la parte inferior, el título original del disco es “El blues de la mazamorra”, pese a que en la imagen (y en el texto antes de ser editado) aparezca “El blues de la manzana”. Fue un error del jipi que me vendió el cd, vale decirlo. Dejo la imagen porque me da pereza hacer otra, y porque hace de este caso un suceso caricaturezco, prístino ejemplo del autor y la temática de este blog.

ESMAD ingresa a la Universidad de Antioquia

Colombia, Cultura, Denuncia, Política

En los últimos meses, la Universidad de Antioquia se ha visto fuertemente afectada en su imagen pública (que es de lo poco público que le queda) por las denuncias de comercio y consumo de drogas al interior del campus. Y aquellos académicos, que tanto critican lo plástica que es nuestra sociedad, no tuvieron una mejor idea que una solución igual de plástica: una Tarjeta Integrada Personal (TIP) a la que muchos estudiantes se han opuesto por diversos motivos, entre ellos el chip que  lleva en su interior, y que, según éstos, puede servir como una medida de rastreo y persecución.

Todas las personas que no tienen la TIP se quedaron fuera de la universidad en el transcurso de esta semana, ya que en las porterías fueron ubicados agentes del ESMAD y personal de vigilancia  que impidieron en ingreso de quienes no portaran la ineficaz solución en su billetera.

La implementación de esta terjeta dejó a más de uno con la boca abierta, y a muchos más decepcionados. Pareciera que los que se jactan de estudiar la sociedad y rebosan de maestrías y doctorados por ello,  no conocieran la ciudad en que viven. Todavía el estado colombiano está pidiendo a los colombianos que renueven su cédula, y en la universidad pretendieron que en dos meses se disiparan los desacuerdos frente a esta medida y todos sacaran su TIP.

Craso error. Aunque muchos estudiantes estamos de acuerdo con que hay que hacer algo al interior de la universidad para enfrentar los problemas que a todos nos preocupan, las directivas nunca se interesaron por abrir espacios de diálogo donde se pudiera proponer soluciones y empoderarse de las mismas. Nuevamente quienes se proclaman defensores el diálogo, los argumentos, la democracia y la participación, se quedaron cortos al implementar una medida por la fuerza, escuchando más a la policía que a los directos afectados por el problema.

Si bien la TIP fue implementada, no por ello cesaron en esta semana las ventas y el consumo de drogas al interior de la universidad. La solución va más allá del control y esto no parece ser entendido por quienes tanto han escrito y estudiado sobre los problemas de la sociedad colombiana. Ayer, 15 de septiembre, los estudiantes se tomaron pacíficamente el bloque administrativo de la universidad. Quienes allí trabajan se encerraron en sus oficinas y llamaron al gobernador de Antioquia, quien no dudó en ordenar el ingreso del ESMAD a la universidad para que se efectuara su inmediato desalojo. Los videos hablan por sí mismos:

Los estudiantes fueron sacados del campus universitario, dos de ellos fueron capturados y otros veinte resultaron heridos. Pero a pesar de esto, son muchos los estudiantes y profesores que todavía defienden esta medida, así como el ingreso de la policía a la universidad, con el mismo entusiasmo y odio con que hace tiempo se defendían las propuestas de “mano dura” del pasado presidente de la república.

Existe una cerrada concepción de que los visitantes de la universidad solamente son los consumidores o expendedores de droga, pero han sido más las personas que conozco y que se muestran preocupadas porque el acceso a la biblioteca y a los eventos culturales también se ve determinado por la TIP, mientras que muchos de los expendedores -de acuerdo a denuncias de algunos estudiantes en las asambleas- ya poseen su tarjeta, con foto y todo.

Seguimos a la espera de una solución seria, efectiva y consultada a los problemas de la universidad. Si todos esperamos un mismo fin ¿por qué no podemos ponernos de acuerdo en los medios para lograrlo? De la misma forma como en Colombia quien se opone a los abusos del estado es un terrorista, en la universidad quien se opone a la TIP está supuestamente ligado a los expendedores de droga y es narcotraficante.

El plástico, ya sea en tarjetas o en escudos y armaduras, no es más que una solución de forma, como sucede con las cirugías. Es necesario emprender procesos sociales que en lugar de dividir a la universidad sirvan como un cambio de fondo, que responda a los problemas que toda la ciudad atraviesa y de los que la universidad no se puede desligar.

__________________________________________________

Referencias:

La universidad está de luto [Estudiantes U. de A.]

Medidas de choque en la Universidad de Antioquia: injustificadas [Comunicado de la Personería de Medellín]

Hasta el lunes estará cerrada Universidad de Antioquia después de disturbios [Sitio Web personal del presidente Juan Manuel Santos]

La Fuerza Pública se tomó la Universidad de Antioquia [La Fuerza Informativa]

___________________________________________________

Las imágenes y videos utilizados en este post pertenecen al blog Estudiantes U. de A.

La Feria de las flores marchitas

Caricatura, Colombia, Cultura, Denuncia, Religión

Imagen de fondo por Othermore

Se regocija por estos días la ciudad de Medellín, con la tradicional “Feria de las flores”. Y yo, antioqueño pero nunca paisa, no podría estar mejor inspirado para hablar de mis conciudadanos. Por esta época se disfrazan de paramilitares y saltan a la calle de poncho y sombrero, prendas que los campesinos ya evitan para no desentonar con las tendencias de la moda.

Se llama “Feria de las flores” porque en Medellín hay flores por todas partes: gladiolos para poner en las tumbas de tantos muertos, rosas artificiales para tanto amor plástico, margaritas para deshojar en homenaje a la incertidumbre del porvenir, orquídeas, heliconias, girasoles… todas se pudren entre el humo citadino y los excrementos de los indigentes: dos verdaderos símbolos de la ciudad.

En la feria, los paisas se reunen a embriagarse hasta que la doble moral lo permita, o hasta que encuentren una excusa para molerse a golpes entre sí, bien sea por un equipo de fútbol o un partido político. Este fenómeno ese manifiesta a cabalidad en el Festival de la trova, donde una congregación de cretinos, más ebrios que inspirados y más gritones que cantantes, prueban a improvisar todo tipo de rimas -con aberrantes errores de sintaxis y coherencia- sobre lo orgullosos que se sienten de ser godos, católicos, trabajadores y machistas.

Los personajes más representativos de la feria, además de los ya mencionados paramilitares, son los silleteros: campesinos que elaboran hermosas silletas (con flores compradas en Bogotá) para la empresa que mejor les pague, y luego se echan a las calles con su trabajo a las espaldas, poniendo cara de Jesucristo cargando la cruz.  Los jurados  premian la silleta ganadora con base a diversos criterios: un 10% de la puntuación es para el silletero que tenga la cara más cristiana, otro 10% lo merece la silleta más estética, y el 80% restante lo gana la empresa con más prestigio, que mejor  soborne a los jueces para que su silleta sea la ganadora.

Pasan dos semanas, entre una cosa y la otra, hasta que a los paisas les da remordimiento por llevar mucho tiempo sin trabajar y, después de confesarse con algún sacerdote o gerente, vuelven a su rutina diaria para apoyar el uribismo, los caballos de “paso fino” y dejar a Medellín convertida en un basurero (según dicen, esto se hace para darle empleo a los barrenderos ¡estos paisas piensan en todo, carajo!).

Y así la feria se marchita, dejando a Medellín a la espera de una próxima atrocidad que le reivindique que es la mejor ciudad de Colombia, o como lo dicen los poetas locales, “la más pútrida flor de la contaminada primavera en que vivimos”.