Laboratorio de Cartún

Caricatura, Colombia, Humor, Opinión

afichito-web5

El Laboratorio de Cartún es un espacio para la experimentación y la reflexión mediante los recursos del humor gráfico. Invita a los participantes a un recorrido exploratorio por diferentes formatos del dibujo humorístico, como la caricatura, la sátira social y política, la historieta, la viñeta, entre otros.

Se realizará los viernes, de 3:00 a 5:00 p.m. en la Casa del Encuentro, junto al Museo de Antioquia (vea cómo llegar). Iniciará el viernes, 5 de septiembre, y durará hasta el fin de los tiempos o hasta que los asistentes se vuelvan tan buenos que ya no quieran volver. Si quiere asistir, tenga en cuenta las siguientes consideraciones:

1. No necesita creer que sabe dibujar (ya verá que sí sabe).

2. Debe llevar en qué dibujar (un bloc sirve) y con qué hacerlo (lápiz y lapicero estarán bien).

3. Este espacio no tiene ningún costo.

4. Para inscribirse, envíe un mensaje al correo electrónico tomazgarzia@gmail.com en el cual enuncie su nombre y sus teléfonos de contacto.

Si es usted feisbuquiano, pásese por este grupo, donde encuentra más información.

Por culpa de Blues – El blues de la mazamorra

Colombia, Disque existencialismo, Internet

Por culpa de Blues - El blues de la manzana

Hace ya mucho tiempo que, caminando por el centro de Medellín, adquirí en una sábana que administraba un jipi un cidí plagado con rocanrol latinoamericano. El disco ya hace parte de la historia, pues los hongos lo disfrutaron tanto como yo. Sin embargo, al delicioso y psicodélico reino fungi sobrevivió esta magnífica agrupación llamada “Por culpa de Blues”, que suelo recomendar sin pensarlo dos veces.

Ya en un viejo blog había puesto el link para descargar “El blues de la mazamorra”, unico trabajo discográfico que conozco de ellos, aunque en YouTube el baterista, Armando, hace públicos periódicamente algunos videos con canciones nuevas del grupo. Es el mismo Armando quien, en aquél tiempo, me contó un poco acerca de Por culpa de Blues. Transcribo entonces sus palabras:

Musical y personalmente hablando somos unos bichos muy raros; hemos tocado en ciudades y eventos de toda índole, desde matrimonios, bautizos y hamburgueserías hasta teatros, bares y kutxitriles de poca monta dejando una estela sonoro-etílika tras nuestro, pero komo las  historias de Por Culpa,  las tienen pokos grupos, kreo yo…he estado pensando en escribir algo asi komo unos relatos de viaje pero al fin y al cabo fuimos (o somos?) un grupo underground mas en Medellín, mejor si seguimos asi un poko desapercibidos…. hace unos  diez años akella era otra ciudad, desbocada en sus laberintos y nosotros la cabalgábamos  de calle en calle , de bar en bar, con la excusa de Blues (nótese la ausencia de la “L” al final de “de”  y la “B” mayúscula); pensamos ke Blues es ese alguien ke komo nosotros divaga en este inframundo llamado tierra habitado por singularidades parlantes…
De otro lado, llegan noticias absurdas del medio oriente en donde los otrora oprimidos son ahora los opresores, volvemos después de comerciales….
y bueno a ver si nos vemos algún día: Lo úniko ke puedo komentarte fué ke el año pasado por agosto ke estuve en Kolombia, nos reunimos algunos de los integrantes (de ese trío-cuarteto-a-ratos) e hicimos mundanal ruido en algún teatro prohibido de Itagüí…luego te envio unas fotos, vamos, si te entra curiosidad—-al respecto tengo ke agregar, k eeste grupo, pese a todas la inclemencias humano-climáticas seguirá sin desfallecer en el intento de comprender el blues y sus derivados lácteos; eso si, nadie podrá decir ke este grupo no ha hecho un concierto como mínimo cada año desde ke nos encontramos en este trasegar….veremos ke pasa este año, igual nos reunimos y liamos una de akellas fiestras histriónokas nuevamente.

A continuación un video que se nota tiene sus años, donde Nestor, Rubén y Armando interpretan la canción “Vuelta al grito” en un programa del Canal Teleantioquia. Es tan antiguo ya el video, que resulta difícil recordar que algún día Teleantioquia presentó una cosa diferente a programas de recetas y trucos hogareños para las señoras.

Para descargar el álbum, hagan clic en la imagen que aparece al comienzo de este post. Vale aclarar que esa imagen es solamente un homenaje recursivo que he realizado yo a modo de carátula, debido a que desconozco el diseño -e inclusive el disco- original de El blues de la mazamorra. Que el señor Vargas Lleras demande a otro.
Actualización (29-07-2012):

Como lo evidencia Armando en uno de los comentarios en la parte inferior, el título original del disco es “El blues de la mazamorra”, pese a que en la imagen (y en el texto antes de ser editado) aparezca “El blues de la manzana”. Fue un error del jipi que me vendió el cd, vale decirlo. Dejo la imagen porque me da pereza hacer otra, y porque hace de este caso un suceso caricaturezco, prístino ejemplo del autor y la temática de este blog.

ESMAD ingresa a la Universidad de Antioquia

Colombia, Cultura, Denuncia, Política

En los últimos meses, la Universidad de Antioquia se ha visto fuertemente afectada en su imagen pública (que es de lo poco público que le queda) por las denuncias de comercio y consumo de drogas al interior del campus. Y aquellos académicos, que tanto critican lo plástica que es nuestra sociedad, no tuvieron una mejor idea que una solución igual de plástica: una Tarjeta Integrada Personal (TIP) a la que muchos estudiantes se han opuesto por diversos motivos, entre ellos el chip que  lleva en su interior, y que, según éstos, puede servir como una medida de rastreo y persecución.

Todas las personas que no tienen la TIP se quedaron fuera de la universidad en el transcurso de esta semana, ya que en las porterías fueron ubicados agentes del ESMAD y personal de vigilancia  que impidieron en ingreso de quienes no portaran la ineficaz solución en su billetera.

La implementación de esta terjeta dejó a más de uno con la boca abierta, y a muchos más decepcionados. Pareciera que los que se jactan de estudiar la sociedad y rebosan de maestrías y doctorados por ello,  no conocieran la ciudad en que viven. Todavía el estado colombiano está pidiendo a los colombianos que renueven su cédula, y en la universidad pretendieron que en dos meses se disiparan los desacuerdos frente a esta medida y todos sacaran su TIP.

Craso error. Aunque muchos estudiantes estamos de acuerdo con que hay que hacer algo al interior de la universidad para enfrentar los problemas que a todos nos preocupan, las directivas nunca se interesaron por abrir espacios de diálogo donde se pudiera proponer soluciones y empoderarse de las mismas. Nuevamente quienes se proclaman defensores el diálogo, los argumentos, la democracia y la participación, se quedaron cortos al implementar una medida por la fuerza, escuchando más a la policía que a los directos afectados por el problema.

Si bien la TIP fue implementada, no por ello cesaron en esta semana las ventas y el consumo de drogas al interior de la universidad. La solución va más allá del control y esto no parece ser entendido por quienes tanto han escrito y estudiado sobre los problemas de la sociedad colombiana. Ayer, 15 de septiembre, los estudiantes se tomaron pacíficamente el bloque administrativo de la universidad. Quienes allí trabajan se encerraron en sus oficinas y llamaron al gobernador de Antioquia, quien no dudó en ordenar el ingreso del ESMAD a la universidad para que se efectuara su inmediato desalojo. Los videos hablan por sí mismos:

Los estudiantes fueron sacados del campus universitario, dos de ellos fueron capturados y otros veinte resultaron heridos. Pero a pesar de esto, son muchos los estudiantes y profesores que todavía defienden esta medida, así como el ingreso de la policía a la universidad, con el mismo entusiasmo y odio con que hace tiempo se defendían las propuestas de “mano dura” del pasado presidente de la república.

Existe una cerrada concepción de que los visitantes de la universidad solamente son los consumidores o expendedores de droga, pero han sido más las personas que conozco y que se muestran preocupadas porque el acceso a la biblioteca y a los eventos culturales también se ve determinado por la TIP, mientras que muchos de los expendedores -de acuerdo a denuncias de algunos estudiantes en las asambleas- ya poseen su tarjeta, con foto y todo.

Seguimos a la espera de una solución seria, efectiva y consultada a los problemas de la universidad. Si todos esperamos un mismo fin ¿por qué no podemos ponernos de acuerdo en los medios para lograrlo? De la misma forma como en Colombia quien se opone a los abusos del estado es un terrorista, en la universidad quien se opone a la TIP está supuestamente ligado a los expendedores de droga y es narcotraficante.

El plástico, ya sea en tarjetas o en escudos y armaduras, no es más que una solución de forma, como sucede con las cirugías. Es necesario emprender procesos sociales que en lugar de dividir a la universidad sirvan como un cambio de fondo, que responda a los problemas que toda la ciudad atraviesa y de los que la universidad no se puede desligar.

__________________________________________________

Referencias:

La universidad está de luto [Estudiantes U. de A.]

Medidas de choque en la Universidad de Antioquia: injustificadas [Comunicado de la Personería de Medellín]

Hasta el lunes estará cerrada Universidad de Antioquia después de disturbios [Sitio Web personal del presidente Juan Manuel Santos]

La Fuerza Pública se tomó la Universidad de Antioquia [La Fuerza Informativa]

___________________________________________________

Las imágenes y videos utilizados en este post pertenecen al blog Estudiantes U. de A.

La Feria de las flores marchitas

Caricatura, Colombia, Cultura, Denuncia, Religión

Imagen de fondo por Othermore

Se regocija por estos días la ciudad de Medellín, con la tradicional “Feria de las flores”. Y yo, antioqueño pero nunca paisa, no podría estar mejor inspirado para hablar de mis conciudadanos. Por esta época se disfrazan de paramilitares y saltan a la calle de poncho y sombrero, prendas que los campesinos ya evitan para no desentonar con las tendencias de la moda.

Se llama “Feria de las flores” porque en Medellín hay flores por todas partes: gladiolos para poner en las tumbas de tantos muertos, rosas artificiales para tanto amor plástico, margaritas para deshojar en homenaje a la incertidumbre del porvenir, orquídeas, heliconias, girasoles… todas se pudren entre el humo citadino y los excrementos de los indigentes: dos verdaderos símbolos de la ciudad.

En la feria, los paisas se reunen a embriagarse hasta que la doble moral lo permita, o hasta que encuentren una excusa para molerse a golpes entre sí, bien sea por un equipo de fútbol o un partido político. Este fenómeno ese manifiesta a cabalidad en el Festival de la trova, donde una congregación de cretinos, más ebrios que inspirados y más gritones que cantantes, prueban a improvisar todo tipo de rimas -con aberrantes errores de sintaxis y coherencia- sobre lo orgullosos que se sienten de ser godos, católicos, trabajadores y machistas.

Los personajes más representativos de la feria, además de los ya mencionados paramilitares, son los silleteros: campesinos que elaboran hermosas silletas (con flores compradas en Bogotá) para la empresa que mejor les pague, y luego se echan a las calles con su trabajo a las espaldas, poniendo cara de Jesucristo cargando la cruz.  Los jurados  premian la silleta ganadora con base a diversos criterios: un 10% de la puntuación es para el silletero que tenga la cara más cristiana, otro 10% lo merece la silleta más estética, y el 80% restante lo gana la empresa con más prestigio, que mejor  soborne a los jueces para que su silleta sea la ganadora.

Pasan dos semanas, entre una cosa y la otra, hasta que a los paisas les da remordimiento por llevar mucho tiempo sin trabajar y, después de confesarse con algún sacerdote o gerente, vuelven a su rutina diaria para apoyar el uribismo, los caballos de “paso fino” y dejar a Medellín convertida en un basurero (según dicen, esto se hace para darle empleo a los barrenderos ¡estos paisas piensan en todo, carajo!).

Y así la feria se marchita, dejando a Medellín a la espera de una próxima atrocidad que le reivindique que es la mejor ciudad de Colombia, o como lo dicen los poetas locales, “la más pútrida flor de la contaminada primavera en que vivimos”.